RESPONSABILIDAD PENAL DE LA EMPRESA versus RESPONSABILIDAD DEL ADMINISTRADOR SOCIAL

LOS BENEFICIOS DEL CONCURSO DE ACREEDORES DE PERSONA FÍSICA Y LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD.
7 noviembre, 2016
LA RECEPCIÓN Y ATENCIÓN AL CLIENTE EN LEÓNOLARTE, UN COMPROMISO CON LA CALIDAD.
18 noviembre, 2016

RESPONSABILIDAD PENAL DE LA EMPRESA versus RESPONSABILIDAD DEL ADMINISTRADOR SOCIAL

Sergio Díaz López. Abogado Asociado.

 

Como consecuencia de la reforma operada en nuestro Código Penal, y ya analizada en otros artículos anteriores, es conocido que las personas jurídicas pueden cometer delitos. Sin embargo, en este artículo nos centraremos en una cuestión que merece especial atención, y es el régimen de responsabilidad penal de los administradores y representantes legales de las personas jurídicas derivado de la reforma citada.

Es evidente que si el representante o administrador de una entidad jurídica (fuera de hecho o de derecho) comete un delito, éste se convierte en autor inmediato y material del citado delito; ahora bien, en los casos en que no es el administrador o representante quien realiza de forma personal y directa el hecho delictivo, sino que el mismo lo protagoniza un empleado u otra persona que tiene bajo su autoridad, es necesario analizar el concepto por el que responden en su caso el administrador o representante de la empresa.

Si bien habrá que analizar caso por caso esta cuestión, actualmente la mayoría de la doctrina entiende que el administrador o representante de la entidad jurídica se convierte en estos casos en coautor, al considerar que el representante o administrador es garante de la causa del resultado por el dominio de la vigilancia ejercido con los medios de poder de la persona jurídica (dirección e información) sobre los miembros subordinados o en virtud de la custodia sobre los objetos peligrosos del patrimonio empresarial que son propiedad de la persona jurídica.

Sentado lo anterior, es necesario delimitar los supuestos en los que a va a resultar de aplicación lo dispuesto en el apartado b) del primer número del artículo 31 bis, que señala:

1. En los supuestos previstos en este Código, las personas jurídicas serán penalmente responsables:

b) De los delitos cometidos, en el ejercicio de actividades sociales y por cuenta y en beneficio directo o indirecto de las mismas, por quienes, estando sometidos a la autoridad de las personas físicas mencionadas en el párrafo anterior, han podido realizar los hechos por haberse incumplido gravemente por aquéllos los deberes de supervisión, vigilancia y control de su actividad atendidas las concretas circunstancias del caso.

Del tenor del artículo señalado debemos deducir inicialmente que su aplicación está limitada a aquellos casos en los que el incumplimiento grave de los deberes de supervisión, vigilancia y control que competen al administrador o al representante legal, no les convierte en autores del delito por su posición de garantes; o dicho de otro modo, cuando no constituye delito la ausencia del debido control por parte del administrador (de hecho o de derecho) o del representante legal, quedando como autor sólo el empleado sometido a su autoridad.

El único modo de delimitar esta cuestión, si bien deberá ser objeto de desarrollo jurisprudencial y doctrinal, es mediante la aplicación de un criterio meramente formal, que entiende que se vulnera el deber de control por parte del administrador (de hecho, o de derecho) o del representante legal cuando:

– éste hubiera conocido los hechos (riesgo o certeza de la comisión de un delito por parte de una persona subordinada a su autoridad)

– y los hubiera podido remediar. Se distinguen aquí dos clases de medidas correctoras, las de propia competencia del administrador o del representante legal, y aquellas otras que no son de su competencia, de tal modo que:

• Si el administrador (de hecho, o derecho) o el representante legal hubiesen podido evitar el delito del subordinado utilizando las medidas que sí son de su competencia, habría delito por parte de éste y resultaría de aplicación lo dispuesto en el artículo 31 bis.1 a) del Código Penal.
• Si las medidas correctoras que se necesitaban aplicar no eran propias de su competencia, entonces no habría comisión del delito por parte del administrador (de hecho, o derecho) o del representante legal resultando de aplicación el artículo 31 bis b) del Código Penal.

Como conclusión a lo expuesto, debemos señalar que la implantación y seguimiento de un programa de cumplimiento normativo o compliance resultaría una herramienta de gran utilidad para salvaguardar la responsabilidad penal de los administradores y representantes legales en los casos que hemos analizado.

 

Fotografía unsplash.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 2 = 4